viernes, 25 de abril de 2014

Consejos. Cobertura

La entrada de hoy va dedicada a los pequeños fallos y a cómo solucionarlos o evitarlos.

Llevo tiempo queriendo hacer un nuevo apartado de consejos, y debido a los últimos acontecimientos me he visto obligada a hacerlo para recordarme a mi misma qué no se debe hacer, jejej.
  
 



Las fotos que vais a ver en esta entrada son un conato de bombón-balls de comunión, pero mi gozo en un pozo después de bañar las bolas en candy melt.

Quizás veais las bolas un poco recargadas, yo las veo recargadas, esa no era mi intención, quereis saber por qué? os lo enseño.










Como podéis ver se me ha resquebrajado todo el baño ¡en todas las bolas!horroooor! Esto ha ocurrido por que me despisté un rato. 
Metí las bolas en el congelador, en principio deberían haber estado como máximo 10 minutos, pues bien, yo me lié, me pusé a fregar, a hablar por teléfono, y cuando acabé de hacer todo me dispusé a derretir los candy melts. Claro, después de todo eso...teniendo en cuenta que yo no soy Flash ni mucho menos, pues a saber el tiempo que se pegaran en el congelador, así que una vez fundidos los candy-melts, saqué las bolas del congelador y las bañé todas, después las dejé en el frigo para que secaran y cuando las volví a sacar para decorar me encontré esta horrible sorpresa.

 








¿Qué hemos aprendido hoy? que como mucho las bolas deben estar 10 minutos en el congelador.
Bueno, de todo esto, tengo una buena noticia, jejejej, hay uno que no se me resquebrajó. Y no me quedó feo, aunque después de haber recargado tantísimo las otras bolas para que no se notaran las grietas, esta bola me quedó un poco sosilla.



Pero no me rindo, eh?habrá otra entrada de bombón-balls de comunión, sin fallos técnicos.

Espero que os haya gustado.

¡Hasta la próxima entrada! 

Beatriz

6 comentarios:

  1. Gracias por el consejo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Siempre se aprende de los fallos de los demás.

    ResponderEliminar
  2. De nada, a mi siempre me han parecido de mucha utilidad, de hecho es de lo primero que suelo buscar antes de empezar a cocinar

    ResponderEliminar
  3. Vaya tela!!!. A mi, la verdad, es que eso no me ha ocurrido, pero eso sí que es un disgusto. Yo soy más amiga de frigorifico que de congelador. Pero bueno es saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego con todas las cosas que hice mientras tenía las bolas en el congelador podía haberlas metido en el frigorífico que se hubiesen endurecido y no me habría dado problemas, ya lo sé para una próxima.

      Eliminar
  4. Una buena lección para todos/as; aunque haya habido un fallo técnico seguro que la base seguía siendo deliciosa, pero estoy segura que en el próximo episodio ya habrás conseguido subsanarlo y tendrán una presentación excelente, como es habitual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, ya sabemos que se aprende de los errores, jejej

      Eliminar

Deja aquí tu comentario.