martes, 1 de julio de 2014

Receta de Tarta de Avellana con praliné de avellanas

No me podía yo imaginar que la tarta de avellana estuviese tan riquísima, esta tarta la hice el otro día por el cumpleaños de mi madre y a pesar de que olía muy bien en la cocina, tenía mis dudas por culpa del extracto de vainilla, no sabía si me había pasado o me había quedado corta, pero ni mucho menos, puede que esté mal que yo lo diga pero me salió ESPECTACULAR.




Ahora que por fin me he bajado de la nube os cuento mi experiencia:


Creo que me peleé con absolutamente todo, bizcocho, extracto, horno...vamos, a punto estuve de pegarle un trago a la botella de licor de caramelo que tenía a mano para paliar todos mis problemas, jajajajaja, pero al final salí airosa, afortunadamente...


Esta receta es de el blog Objetivo Cupcake: Perfecto, y podéis comprobar que no tiene nada que ver la pinta de su tarta con la mía...yo y mis tuneos, jejejej, pero bueno, a mi me gustó mucho como me quedó, además no me gusta calcar al 100% las recetas.

Ingredientes del Bizcocho:
  • 200 gr. Azúcar.
  • 200 gr. Mantequilla sin sal.
  • 4 Huevos.
  • 200 gr. Harina.
  • 2 Cucharaditas de levadura química.
  • 1 cucharada Esencia de vainilla, en la receta es 1 cucharadita de Extracto de vainilla.
Elaboración:
  1. Tamizar harina y levadura en un bol. Reservar.
  2. Batir mantequilla y azúcar hasta que esté bien mezclado.
  3. Añadir huevos 1 a 1 junto con el extracto o esencia de vainilla.
  4. Incorporar harina poco a poco, ir batiendo según se vaya añadiendo para que quede bien integrada.
  5. Hornear 180º a 25 minutos.
Para comprobar que esté bien hecho lo de siempre, palillo en la parte más gruesa y que salga limpio, sino hay que hornear más tiempo.
Estas dos fotos que veis aquí fue el conato de tarta que acabó en bizcocho relleno de glaseado de chocolate (el mismo de la receta de donuts) y que estaba riquísimo pero no era lo que yo andaba buscando. El bizcocho me quedó muy fino (por culpa del horno) y no me gustaba la forma, no parecía una tarta.   


Así que me fuí con mis bártulos a otra parte para volver a intentarlo y gracias a un alma caritativa, que me dejó su horno mientras me agenciaba yo de uno, pude volver a hornear.
 
----------------INCISO: Ya tengo horno: yujuuuuuuuu------------------

Tuve otro pequeño problema, jejejej, el horno estaba desnivelado y el bizcocho parecía una colina, pero eso podía solucionarse, solo era cuestión de echarle imaginación.

Lo siguiente es el almíbar para empapar el bizcocho.

Ingredientes del Almíbar:
  • 100 gr. Azúcar.
  • 100 ml. Agua.
  • 50 ml. Licor de caramelo, en la receta es licor de avellana que yo no tenía.
Elaboración:
  1. Poner a hervir agua y azúcar hasta que el azúcar esté completamente disuelta.
  2. Añadir el licor.
  3. Dejar hervir 2-3 minutos para que se evapore el alcohol.
Para empapar el bizcocho, se debe dejar reposar 5 minutos y pintar. Yo lo corté por la mitad, empapé las dos caras internas y las dos caras externas.

A esas caras les vamos a poner dos rellenos diferentes, una cara va con praliné de avellanas y otra cara con crema de avellanas, esta crema es una buttercream.

Ingredientes Praliné de Avellanas:
  • 150 gr. Avellanas.
  • 100 gr. Azúcar. 
Elaboración:
  1. Caramelizar azúcar en un cazo. Echar azúcar en un cazo a fuego medio-alto y remover moviendo el cazo sin meter cuchara porque se os quedará pegado todo el azúcar a ella.
  2. Una vez caramelizado añadir avellanas. Mezclar.
  3. Echar a la picadora y triturar, hay que estar un buen rato, al principio veis que está granulado, luego granulado fino y de repente, la avellana empieza a soltar su aceite y empieza a convertirse todo en una crema. Reservar.
Os dejo foto de las avellanas con el caramelo antes de picar, para que veais el aspecto que tiene.

 

Lo siguiente es la crema de avellanas.

Ingredientes Crema (o buttercream) de Avellanas:
  • 300 gr. Icing Sugar.
  • 300 gr. Mantequilla a temperatura ambiente.
  • 50 gotas de extracto de avellana (lo sé una pasada, ¿entendéis mis dudas ahora?), en la receta 3 cucharadas de pasta de avellanas que yo no encontré porque estaba agotada (yo no, la pasta XD) en esos días y la tenían pedida así que tuve que improvisar.
Elaboración:
  1. Batir a velocidad máxima Icing y mantequilla al menos 5 minutos o hasta que la mezcla se haya aclarado, haya crecido y tenga una textura como de helado.
  2. Incorporar extracto o pasta de avellana, yo lo hice fuera del robot de cocina y con movimientos envolventes.
  3. También le añadí un colorante, de éste no he puesto cantidad porque lo hice a ojo y además es al gusto del color que queráis conseguir, yo utilicé un colorante rojo. 



Ahora sí. Una cara se unta con el praliné y la otra con la crema de avellanas. Cerramos el bizcocho, cara con cara y...a decorar.

Cómo podéis ver en la foto, el bizcocho ya lo tengo relleno.

 

Después cubrí el bizcocho entero con buttercream porque iba a seguir decorando con la misma crema pero con manga pastelera y boquilla 2D de Wilton



Para decorar lo primero que hice fue una rosa en la cima de mi bizcocho, después fui punteando alrededor de la rosa e hice dos más y su punteado de separación por decirlo de alguna manera. Hasta aquí llegó mi buttercream, tuve que hacer otra tanda con las mismas cantidades de la receta de crema que ya aproveché para darle otro color y, por último, el trocito marrón de un frosting que tenía ya comprado y que me pareció que le iba a dar un punto de vistosidad a la tarta.


Y, ¿qué queréis que os diga? A mi me gustó mucho el aspecto, aunque me quedaba el sabor, y cuando la probé me sorprendí a mi misma de lo riquísima que estaba, ya os digo que el extracto de vainilla me dió un poco de estupor pero los comensales repitieron, así que no hay más que decir y la cumpleañera estaba encantada con su tarta, que al final eso es lo único que importa.

Espero que os haya gustado.

¡Hasta la próxima entrada!

Beatriz

3 comentarios:

  1. jajajaja. Que tarta más accidentada!!!Ménos mal que al final salió bien

    ResponderEliminar
  2. Como era yo la destinataria, puedo decir que estaba exquisita... y sobre la decoración para qué decir, ¡¡¡preciosa!!! me dejó sin palabras. Ahora que has puesto la receta todavía me has dejado más alucinada, porque es muy elaborada y con la historia del bizcocho plano, tuviste que estar liada en la cocina bastantes horas. Gracias, cariño, por tu obsequio y por todo el tiempo que me dedicaste.

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta más buena!! mmm.....

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario.